Inicio / NACIONALES / Los juguetes sexuales venden como nunca y los preservativos marcan una caída histórica

Los juguetes sexuales venden como nunca y los preservativos marcan una caída histórica

 

La producción en el país bajó un 30 %. Martín Musitano, Gerente de BUHL, empresa de condones ubicada en San Martín, explica la crisis del sector.

Silenciosa, como marginada, la industria de los preservativos quedó, por primera vez en la historia, eclipsada por una pandemia.

En épocas de coronavirus, hablar de relaciones sexuales es sólo para revolucionarios y anti-cuarentenas. Se trata de un producto de consumo social. Pero los datos en el mundo hablan de una caída histórica. Y en Argentina, la empresa que lidera el mercado de los profilácticos se lo confirmó a Clarín Zonal: la venta de preservativos sufrió una caída de al menos un 30 por ciento en lo que va del año por los efectos del Covid-19. ¿La contracara? La venta de juguetes sexuales se duplicó durante la pandemia.

Con el hashtag #DíaMundialDelSexo este domingo 6 de septiembre (6/9) las marcas de preservativos promocionan sus productos en todo el mundo con particular énfasis. ¿La razón? Se celebra en todo el mundo el «Día Mundial del Sexo» el 6 de septiembre (6/9), fecha elegida por la sumatoria del 6 y 9, un guiño al 69, la posición del dar y recibir sexo oral.

En Villa Lynch, partido de San Martín, la planta de Buhl produce y abastece al 65 por ciento del mercado local de los preservativos. Preservativos con tachas, lubricados, texturados, finos, ultrafinos: el mercado argentino produce entre 145 y 150 millones de preservativos al año, según datos de 2019. Una mayoría de ese mercado es de venta privada a consumidores, y otra parte de la torta es para abastecer al Estado a través de la “entrega gratuita” de preservativos y otros métodos anticonceptivos.

El mercado argentino produce entre 145 y 150 millones de preservativos al año, según datos de 2019. Una mayoría de ese mercado es de venta privada a consumidores, y otra parte de la torta es para abastecer al Estado.

El mercado argentino produce entre 145 y 150 millones de preservativos al año, según datos de 2019. Una mayoría de ese mercado es de venta privada a consumidores, y otra parte de la torta es para abastecer al Estado.

Pero lo que la mayoría de la gente quiere saber con estos números, de cara a la nueva normalidad de la que muchos hablan es: ¿el sexo y su industria, están en crisis? “Nosotros lo que estamos haciendo es tratar de conservar un producto médico y mantener la producción y a los empleados, es decir, las fuentes de trabajo. La realidad es que estamos produciendo al 60 por ciento desde que comenzó la pandemia. Este mercado históricamente fue muy inelástico, nunca subió ni bajo mucho, porque la gente o se cuida o no se cuida. Pero es la primera vez en la historia que un mercado ‘inelástico’ se transforma en elástico. Ni siquiera durante la crisis de 2002 sucedió. La gente seguía en la calle y mas allá de estar deprimida, salía. Acá este fenómeno fue muy disruptivo, porque la gente dejó de relacionarse”, explica con datos fuertes Martín Musitano, Gerente General de Buhl.

Los preservativos siguen siendo el método anticonceptivo más utilizado globalmente, llamado de “barrera“. Actualmente Asia es el continente de mayor consumo y Japón es el líder global con un consumo per cápita de 9 unidades por habitante por año. En Argentina, esa cifra ronda los 3,5 preservativos por habitante, por año, analizando a toda la población.

Según un informe elaborado por el área de marketing de Buhl, el consumo de juguetes sexuales y lubricantes en pandemia creció un 48 por ciento en relación al año pasado. Foto: Shutterstock

Según un informe elaborado por el área de marketing de Buhl, el consumo de juguetes sexuales y lubricantes en pandemia creció un 48 por ciento en relación al año pasado. Foto: Shutterstock

BUHL fabrica y distribuye las marcas Prime y Skyn, que se producen a nivel local con licencia internacional, y lideran el mercado. Le siguen Tulipan, Gentleman (fabricados por Kopelco, cuya planta también se encuentra en el Partido de San Martín), y otras como Camaleón, Punticrem, Maxx y Playboy.

La especialista en juegos eróticos Paola Kullock analiza con buenos ojos los números del sector: “Gracias a Dios que bajaron las ventas, significa que la gente estuvo cuidándose y se quedó en la casa. Uno supone que no anduvo teniendo aventuras ocasionales, y se cuidó de no salir a la calle y ver desconocidos ni empezar vínculos nuevos”, profundiza.

En Argentina, no se funde el látex pero sí todo el resto del proceso que incluye testeos electrónicos, lubricación, enrollado de preservativos, encintado y empaque. Los preservativos que se producen en Argentina también se exportan a Paraguay y Bolivia.

En Argentina, no se funde el látex pero sí todo el resto del proceso que incluye testeos electrónicos, lubricación, enrollado de preservativos, encintado y empaque. Los preservativos que se producen en Argentina también se exportan a Paraguay y Bolivia.

Y coincide con que el consumo de juguetes sexuales aumentó muchísimo como contracara de la caída en el consumo de profilácticos: “Recibo mucha cantidad de consultas sobre juguetes, técnicas, e inclusive muchas mujeres que encontraron en estos tiempos de encierro la posibilidad de abrir su microemprendimientos y vender juguetes eróticos”, destaca Kullock. Según un informe elaborado por el área de marketing de Buhl, el consumo de juguetes sexuales y lubricantes en pandemia creció un 48 por ciento en relación al año pasado. El incremento se advirtió a través de los delivery a domicilio. “En la medida que la gente no pierda el miedo, se va a cuidar mucho más”, subrayó Musitano.

De una planta lechosa a la semana del sexo

El caucho natural existe. El sintético también, pero la materia prima para fabricar los preservativos en el mundo se obtiene de una sustancia blanca y lechosa llamada látex, que se extrae de unas plantas tropicales. La más conocida es la hevea brasiliensis y el proceso de extracción de ese líquido se llama «sangría».

El caucho natural existe. El sintético también, pero la materia prima para fabricar los preservativos en el mundo se obtiene de una sustancia blanca y lechosa llamada látex, que se extrae de unas plantas tropicales.

El caucho natural existe. El sintético también, pero la materia prima para fabricar los preservativos en el mundo se obtiene de una sustancia blanca y lechosa llamada látex, que se extrae de unas plantas tropicales.

«Es un proceso muy artesanal, al árbol se le hace un tajo para que chorree y con unos baldecitos se junta uno a uno, muy despacio. Así se obtiene el látex», explica Martín Musitano, gerente de Buhl.

En Argentina no se realiza el proceso de fundición. India, Tailandia y Malasia son los tres principales productores del mundo, porque tienen el árbol con la materia prima. En Argentina, no se funde el látex pero sí todo el resto del proceso que incluye testeos electrónicos, lubricación, enrollado de preservativos, encintado y empaque. Los preservativos que se producen en Argentina también se exportan a Paraguay y Bolivia.

FUENTE : CLARIN

Compruebe también

Arranca el fin de semana con calorcito: cómo estará el tiempo este viernes

El Servicio Meteorológico Nacional prevé una jornada con cielo algo a parcialmente nublado y temperaturas …

Llegaron otras 768 mil dosis de Sinopharm

El vuelo AR1091 de Aerolíneas Argentinas, proveniente de China, con 768.000 dosis de Sinopharm, que …

Dejanos tu comentario

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com